¡Qué noche la de aquel día!

Imagen de redaccion
Redacción

Por Claudia Valle Faci

Bajo: José Luis Blanco; Batería: José Manuel Bueno; Guitarra: Enrique Sánchez; Teclado, Guitarra Acústica y Electro – acústica: José Carlos Seco
FOTO: Claudia Valle

El día 18 de marzo los burgaleses tuvimos ocasión de disfrutar en la Sala La Rúa de la música de Los Escarabajos, nombrados por la revista Rolling Stone como “Los Beatles españoles”. Aun habiéndose anunciado debidamente en las redes sociales mediante su perfil de Facebook (y del de la sala donde tocaban) y con una nota de prensa, sólo 6 personas compraron la entrada al concierto por Internet mientras que el resto de asistentes al concierto, más 40 de todas las edades, entraron a la sala adquiriendo la entrada directamente en el local.

Pese a estar anunciada la apertura de puertas a las ocho y el comienzo del concierto a las nueve, la realidad hasta las nueve y veinte no pudimos acceder porque estaban realizando pruebas de sonido. Tras revisar las entradas (ahora es el lector de códigos de barras el que tampoco va…) por fin entramos. Pero no fue hasta las 21:50 cuando los músicos salieron y comenzaron a tocar. Ahora si…

La espera se nos hacía larga, contemplando los instrumentos inertes en el escenario, los amplificadores, el bajo violín Hofner, la guitarra Epiphone y la batería Ludwig, junto a alguna guitarra más y un teclado, todos ellos envueltos en la mítica aureola Beatle.

La aparición de los componentes del grupo no pudo ser más llamativa… huyendo de la estética y el peinado clásicos del grupo, se presentaron con su genuino aire sevillano,… sombrero de piel, camisa y chaleco… y ahora sí, el esperado concierto de Los escarabajos comenzaba con una breve presentación del grupo y con los primeros acordes de “Please Please Me”. Tras finalizar esta primera canción, disfrutamos de “From me to you”, seguida de “She loves you”. Ello nos dio a entender cuál sería el eje vertebrador del setlist del show: orden cronológico de publicación de los discos. Y así resultó ser. Entre canción y canción parodiaban con fino sentido del humor al mítico grupo de Liverpool, informando de alguna de las circunstancias que rodearon cada obra. Help, Yesterday y otras obras seguían sonando, haciéndonos más jóvenes.

Al contrario que otros grupos similares que adecúan su vestimenta y aspecto físico a la estética Beatle desde su comienzo en 1962 hasta su disolución en 1970, Los Escarabajos mantienen ese sello tan personal. Hubo un pequeño receso en que Enrique, líder del grupo y guitarrista, ataviado con su inseparable sombrero y su guitarra, aprovechó para comentar su web, sus perfiles en redes sociales, su libro sobre el grupo y dar a conocer algunas grabaciones en CD, a la venta en la sala. Tras esta pausa, llegó la apoteosis, con canciones más movidas y muy bien interpretadas por todos los componentes del grupo, cuyas letras en inglés eran repetidas y tarareadas por el público asistente, en forma de coros, aplausos o falsetes, que gustaron  - y mucho ¡!! - con maravillas como Hey Jude o Let it be.

Dos bises - que resultaron escasos - nos   llevaron a la mítica Twist and Shout y a una inédita y casi desconocida Rain con la que el grupo se despidió, al filo de las doce de la noche. Tras el frío comienzo hubiéramos agradecido horas y horas en su compañía, y es que la beatlemanía, una vez que te contagia, no es fácil de superar. Jamás.

 

Actividad: