Una "Despedida fantástica" en el Kursaal

Una "Despedida fantástica" en el Kursaal

La Sinfónica de Euskadi, el Orfeón Donostiarra y la soprano Olena Tokar interpretarán mañana el concierto "Despedida fantástica"

Imagen de reuskadi
Redacción Euskadi
Orquesta Sinfónica de Euskadi
Orquesta Sinfónica de Euskadi

La Orquesta despide la Temporada tal y como la inició, con dos hermosas muestras de música vocal. Breve, pero desbordante de emoción, el Aita Gurea de Aita Madina dará paso al gran clásico sinfónico-coral del siglo XX, elGloria de Francis Poulenc, que transita entre lo solemne y lo jocoso, y que tendrá en las voces del Orfeón Donostiarra y Olena Tokar a sus mejores traductores. Completa el programa la más conocida obra de Berlioz, la Sinfonía Fantástica, o Episodio de la vida de un artista, como la tituló originalmente el francés. Un temprano ejemplo de música programática que recoge las aventuras amorosas del compositor y sus incursiones en el opio, en un fabuloso reto sinfónico que la Orquesta enfrentará a las órdenes de Jun Märkl.

En virtud del convenio Aula Jordá Gela, alumnos y alumnas de Musikene intervendrán como instrumentistas en este programa de conciertos.

Un programa a la altura de una "Despedida Fantástica". Para abrir la velada, breve, pero desbordante de emoción, el Aita Gurea que Aita Madina compuso en Argentina en 1947. Se trata de una hermosísima partitura "imponente en su sencillez", como en alguna ocasión ha dicho la crítica. Después, uno de los grandes clásicos sinfónico-corales del siglo XX: el Gloria de Francis Poulenc; esta obra, que transita entre lo solemne y lo jocoso, tendrá en las voces del Orfeón Donostiarra a sus mejores traductores, pues lo han cantado en infinidad de ocasiones e innumerables escenarios. La joven soprano ucraniana Olena Tokar, finalista del Concurso Francisco Viñas de Barcelona y del BBC Singer of the World Competition, se hará cargo de la delicada parte solista.

Completa el programa la más conocida creación de Héctor Berlioz, la Sinfonía Fantástica, o Episodio de la vida de un artista, como la tituló originalmente el francés. Un temprano ejemplo de música programática que recoge las desdichadas aventuras amorosas del compositor y sus incursiones en el opio, en un fabuloso reto sinfónico que la Orquesta enfrentará a las órdenes de su director titular, Jun Märkl, consumado especialista en el repertorio sinfónico de la tradición franco-alemana.Además, en virtud del convenio Aula Jordá Gela, catorce estudiantes de Musikene intervendrán como instrumentistas en la interpretación de esta obra.

Actividad: 

Género musical: